Loading

Cómo Construir la Autodisciplina - Parte 1

Los Cinco Pilares de la Auto-Disciplina

Los cinco pilares de la auto-disciplina son: Aceptación, Fuerza de Voluntad, Trabajo, Industriosidad y Persistencia. Si tomamos la primera letra de cada palabra, tenemos el acrónimo “A WHIP” (Por sus siglas en Inglés *Texto del traductor). Whip: Látigo. - Una manera conveniente de recordar los pilares, ya que muchas personas asocian la auto-disciplina con forzarse a la disciplina. Cada día de la serie, exploraré uno de estos pilares, explicando porqué es importante y cómo desarrollarlo. Pero primero, una vista general...

Qué es la la Auto-Disciplina?

La auto-disciplina es la habilidad de tomar acción sin importar el estado emocional en el que se encuentra.

Imagina lo que podrías lograr si pudieras cumplir todas tus buenas intenciones sin importar lo que suceda. Imagina decirle a tu cuerpo “Tenés un sobrepeso. Pierde 20 libras.” Sin la autodisciplina, esa intención no se manifestará. Pero con suficiente auto-disciplina, seguramente lo lograrás. La cúspide de la autodisciplina es cuando alcanzas el punto de tomar una decisión consciente, y esta prácticamente garantizado que la cumplirás

La autodisciplina es una de las muchas herramientas del desarrollo personal que tienes a tu disposición. Por supuesto no es una panacea. No obstante, los problemas que la autodisciplina puede resolver son importantes, y mientras hay otras maneras de resolver estos problemas, la autodisciplina los destruye absolutamente. La autodisciplina te puede empoderar a quebrar tus adiciones o perder cualquier cantidad de peso. Puede disolver la pérdida de tiempo, el desorden, y la ignorancia. Dentro del dominio de los problemas que puede resolver, la autodisciplina simplemente no tiene competencia. Aun más, se convierte en un aliado poderoso cuando es combinada con otras herramientas como la pasión, las metas y el planeamiento.

Construyendo la Autodisciplina

Mi filosofía de cómo construir la autodisciplina es mejor explicada por analogía La autodisciplina es como un músculo. Entre más lo entrenés, más fuerte te conviertes. Entre menos lo entrenés, más débil te conviertes.

Así como todos tenemos fuerzas musculares diferentes, cada uno poseemos diferentes niveles de autodisciplina.

Así como se ocupa musculatura para desarrollar musculo, toma autodisciplina para construir autodisciplina.

La manera para construir autodisciplina es análoga a utilizar entrenamiento con pesas progresivo para construir músculo. Esto significa levantar el peso que está cerca de tu límite. Hay que notar que cuando se trabaja con pesas, levantas el peso que está dentro de tus habilidades de levantar. Esfuerzas tus músculos hasta que fallen y luego descansas.

Similarmente, el método básico para construir autodisciplina es afrontando los retos que puedas exitosamente lograr pero que están cerca de tu límite. Esto no significa intentar algo y fracasar todos los días, ni significa quedarse dentro de tu zona de confort. No vas a desarrollar fortaleza tratando de levantar un peso que no puedas mover, ni vas a desarrollar fortaleza levantando pesos que son demasiado livianos para tu capacidad. Debes empezar con pesos/retos que están dentro de tu habilidad actual para levantar pero que están cerca de tu limite.

El entrenamiento progresivo significa que una vez que sos exitoso, aumentas el reto. Si sigues trabajando con el mismo peso, no vas a volverte más fuerte. Similarmente, si fracasas en retarte en la vida, no vas a lograr más autodisciplina. Así como la mayoría de las personas tienen músculos muy débiles en comparación a que tan fuertes pudieran ser con entrenamiento, la mayor parte de la gente es muy débil en su nivel de autodisciplina.

Es un error intentar empujarte mucho cuando estás tratando de construir autodisciplina. Si tratas de transformar tu vida entera de un día para otro, estableciendo decenas de metas nuevas y esperando cumplirlas consistentemente empezando al día siguiente, seguramente fallarás. Esto es como una persona visitando el gimnasio y tratar de levantar 300 libras. Solamente parecerás disparatado.

Si solamente puedes levantar 10 libras, solamente puedes levantar 10 libras. No debes de sentirte avergonzado empezando desde donde estás. Yo recuerdo cuando empecé a trabajar con un entrenador personal hace algunos años, en mi primer intento utilizando unas mancuernas, solamente podía levantar una barra de 7 libras sin peso alguno añadido. Mis hombros eran muy débiles porque nunca los había entrenado. Pero dentro de algunos meses ya podía levantar hasta 60 libras.

Similarmente, si eres muy indisciplinado de momento, todavía puedes utilizar cuanta poca disciplina tienes para construir más. Conforme más disciplinado te conviertes, más fácil se convierte tu vida. Los retos que alguna vez fueron imposibles para cumplir eventualmente parecerán como un juego para niños. Entre más fuerte te conviertes, la misma cantidad de peso parecerá más y más liviano.

No te compares con otras personas. No te ayudará. Solamente encontrarás lo que esperes encontrar. Si piensas que sos débil, el resto de las personas parecerán más fuertes. Si piensas que sos fuerte, el resto de las personas parecerán más débiles Esto no tiene sentido. Simplemente observa donde te encuentras, y apunta a mejorarte conforme avanzas.

Consideremos un ejemplo.

En el supuesto que quieras desarrollar la habilidad de trabajar 8 horas seguidas cada día, ya que sabes que esto va a significar una verdadera diferencia en tu carrera. Estaba escuchando un programa de audio esta mañana acerca de un estudio que se hizo que establecía que el trabajador promedio invierte el 37% de su tiempo socializando, sin mencionar otros vicios que consumen más del 50% de las horas de trabajo efectivo en actividades laborales no productivas. Así es que hay mucho campo para mejorar.

Supongamos que trates de trabajar un día entero de 8 horas sin sucumbir a las distracciones, y solamente lo puedes hacer una vez. El próximo día fracasas enteramente. Eso está bien. Hiciste una sesión (1 día) de ejercicio de 8 horas. Dos es demasiado para vos. Así es que lo acortas un poco. Que duración de tiempo te permitiría hacer exitosamente 5 sesiones (una semana) seguidas? Si no puedes hacer eso, acorta las sesiones a 30 minutos o lo que puedas lograr. Si lo logras (o sientes que seria demasiado fácil), entonces incrementa el reto (la resistencia).

Una vez que hayas dominado una semana a un nivel, incrementa la resistencia un poco la semana siguiente. Y continua con este entrenamiento progresivo hasta que hayas cumplido tu meta.

Mientras este tipo de analogías nunca son perfectas, yo he logrado mucho progreso con esta. Al elevar la barra un poco cada semana, te mantienes dentro de tus capacidades y te conviertes más fuerte conforme pasa el tiempo. Pero cuando levantas pesas, el trabajo que haces no significada nada. No hay un beneficio intrínseco en levantar un peso hacia arriba y abajo – el beneficio viene del desarrollo muscular. No obstante, cuando estas construyendo la autodisciplina, también recibes el beneficio de todo el trabajo que has hecho, así que esto es aún mejor. Es excelente cuando tu entrenamiento produce algo de valor y te hace más fuerte.



Volver de Construyendo Autodisciplina a Steve Pavlina en Español